GUIA de PARIS
Mont Saint Michel
 

¡Todos los vuelos baratos a un solo clic!

 
 
 
COMO IR A PARIS 

HOTELES

Hotel en Paris
Apartamentos 
PARIS 
Consejos
El Louvre
ALREDEDORES
Eurodisney
Monte Saint Michel
Giverny
La Defense

TRANSPORTE PUBLICO

El RER
Red de autobuses
Los taxis en Paris
METEOROLOGIA
En París
RECOMENDADOS
Londres
Roma
Webs amigas
Links turismo
BOUTIQUE 
Rosas 
 
 
 

 
 

 

 

 
- El Monte Saint Michel es uno de los lugares más visitados y más bellos de Francia, mereciendo de sobra hacer unos cuantos kilómetros desde París para disfrutar de esta joya creada a medias entre la naturaleza y la mano del hombre -

EL MONT SAINT - MICHEL 
EL MONTE SAN MIGUEL

 Elegido Patrimonio Mundial por la Unesco en 1979, el Mont Saint Michel, Monte Saint Michel o Monte San Miguel es el tercer monumento religioso más 

Monte Saint michel con la marea alta

 visitado de Francia, tan solo por detrás de Notre Dame de París y del Sagrado Corazón, y es también, sin duda, uno de los parajes más bellos y visitados de toda Francia, y es que la cosa no es para menos, ya que el Monte Saint Michel es una pequeña isla unida al continente por una carretera (en el pasado el camino existente era cubierto por las aguas cuando subía la marea) donde se levanta una pequeña ciudadela medieval que conserva el mismo aspecto que hace siglos sobre la cual se levanta una impresionante abadía donde conviven el románico y el gótico en perfecta armonía.

  Yendo por carretera, desde varios kilómetros antes de llegar ya se puede distinguir la imponente silueta del Monte San Miguel a lo lejos, destacando entre las llanuras de la Baja Normandía, y anticipando ya lo que nos encontraremos más adelante. Una vez nos vamos acercando a través de la carretera que une el continente con la isla, el Monte Saint Michel cobra aún más poder si cabe, y la abadía adquiere un aspecto sumamente impresionante, siendo increíblemente bello si el día está soleado, y algo tétrico si el día está muy frío y gris, pero en cualquier caso la estampa del Monte Saint Michel no dejará de impresionar y quedar grabada en la memoria de todos los que la visitan. Por si la visión de la isla con la abadía en lo alto no fuese de por sí impresionante, si la marea está baja los laterales del Monte Saint Michel se convierten en enormes lagos de fango y arenas movedizas, una trampa mortal que en el pasado sorprendía a muchos incautos, y que hoy en día colabora a hacer del Monte Saint Michel un lugar mágico y único en el mundo.    

  Una vez traspasamos los muros de la ciudadela, nos adentramos en otra época, un mundo que sabemos que ya no existe tan solo por los muchos turistas y peregrinos que nos acompañarán en nuestro camino, ya que el aspecto de las laberínticas calles del Monte Saint Michel es el mismo que tenían hace siglos, y no cuesta nada imaginar que detrás de cada esquina puede aparecer un caballero ataviado con su armadura a lomos de un caballo o a un grupo de campesinos subiendo provisiones a la abadía en un carro tirado por bueyes.  

   Historia del Monte Saint Michel:

Vista desde la abadía del pueblo medieval y las arenas movedizas que rodean el Monte Saint Michel

  La historia del Monte Saint Michel tiene unos orígenes casi sobrenaturales, como la de muchos otros lugares de peregrinaje, y se remonta al año 708, cuando Aubert, obispo de Avranches, mandó elevar un santuario en honor al Arcángel San Miguel, después de que este hasta en tres ocasiones se le presentara en sueños para ordenarle levantar un templo en su honor. A partir de aquí el Monte Saint Michel comenzó a convertirse en un importante lugar de peregrinación, lo que llevó a que en la abadía se instalasen monjes benedictinos, y a que en la parte baja del monte se desarrollara un pueblo que vivía del comercio de velas (hoy en día las velas se han convertido en postales, tazas y demás artículos de recuerdos, restaurantes y hoteles que florecen por doquier y que desgraciadamente ponen un puntito mercantilista al Monte San Miguel). Con el paso de los años, el monte Saint Michel se convirtió en un importante punto estratégico militar, cobrando especial importancia durante la guerra de los 100 años, y jamás fue tomado por las tropas inglesas pese a sus incesantes esfuerzos por conseguirlo, lo cual convertía al Monte Saint Michel en un símbolo de esperanza y fe para los franceses en esos años de continua guerra. Desde la Revolución francesa hasta 1874 el Monte San Michel se convirtió en prisión, por lo que se le llamó también como la pequeña Bastilla,y en 1979 el Mont Saint Michel fue incluído en la lista de Patrimonio Mundial por la Unesco.

   Excursiones organizadas al Monte Saint Michel:

 Para visitar el Monte Saint Michel, se hace imprescindible el ir en coche (si se dispone de uno o se decide alquilar), con la ventaja de hacer uno el viaje a su aire y los inconvenientes del cansancio (para el que conduce fundamentalmente) y de la gran cantidad de tramos de peajes que hay que pasar para llegar hasta el Monte, o bien decantarnos por una excursión organizada, con la gran ventaja de llevar un guía que nos explique lo que vamos visitando y de poder bajarnos del autobús justo a la entrada del Monte Saint Michel (los coches deben aparcar bastante antes de la entrada al complejo).

EXCURSIONES MONTE SAINT MICHEL

  Monte Saint Michel - Salida desde la céntrica Rue de Rivolí en autobús con guía al Mont Saint Michel. Incluye almuerzo, servicio de guía y entrada a la abadía.

Claustro de la Abadía del Monte Saint Michel

   Monte Saint Michel en minibús - La excursión incluye recogida y vuelta directamente en el hotel o apartamento del visitante en minibus, para luego coger el autocar camino del Monte Saint Michel. Incluye comida y entrada a la Abadía. 

Las calles del Monte Saint Michel nos trasladan a otras épocas muy lejanas en el tiempo

  Monte Saint Michel (sin comida) - Visita en autobús al Monte Saint Michel. Incluye servicio de guía y entrada a la abadía (la visita a la abadía es guiada).  

Monte Saint Michel

 

  
Excursiones Paris

 

 

  

  

  

 

 


 

 

 

 

 

                

 


 

 

 

 

© 2005 Santiago González
Nota importante sobre los derechos de imágenes y textos recogidos en esta web